El regreso de los 3 chanchitos versión final

Hace unos días, los tres chanchitos estaban muy tranquilos en la casa de ladrillos porque el lobo ya no estaba rondando por el bosque, se había ido y no había rastros de él en el lugar.  El cerdito más grande estaba mirando la tele, el del medio estaba durmiendo y el más chiquito estaba comiendo.

 

      En un momento dado, el cerdito más grande escuchó un ruido, miró por la ventana y no había nada.  Después abrió la puerta, tampoco y por último miró por la chimenea y… ¡vio al lobo!Entonces, corrió a avisarle a sus hermanos y cuando volvió, el animal ¡no estaba!. Los hermanos se empezaron a reír de él y el cerdito se sintió muy triste.  Se fueron a dormir y cuando el hermano más chiquito se despertó ¡vio la bestia! Llamó a sus hermanos y esta vez cuando volviò sí estaba.  El lobo estaba viejo, gordo, con un bastón,  viejo y muy chiquito.  El animal se les acercò despacio y el cerdito mayor le dijo al lobo:

– “Esperà , ¿tè puedo preguntar algo”?

– “Sì”, contestó el lobo.”

-”¿Por qué nos querías comer?”

-” Porque en el lugar a donde vivo no hay comida y yo se lo quería llevar a mi familia, dijo”. Así que el cerdito mayor le dijo :

“Lobo yo te voy a preparar comida para vos y tu familia”.

 

  El lobo se quedó callado, casi que estaba llorando de la emoción. El cerdito más grande se quedò mirándolo pero despuès lo abrazò.  Después el lobo empezó a agradecerles mucho por la comida y finalmente el lobo y los 3 cerditos se hicieron muy amigos. Su familia comió durante mucho tiempo porque los cerditos le preparaban comida.

 

PALO

Y

AGUS

🙂

Esta entrada fue publicada en "El Regreso", Agustín Monguzzi, Paloma Alfonsín, Prácticas del Lenguaje, Producciones de textos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *